Había estado trabajando toda la noche, por eso Laura no quiso despertar a Nadia: prefirió verla dormir, disfrutar de su postura infantil enredada en las sábanas y su boca semi abierta. Cómo deseaba besarla, aunque fuera furtivamente. Pero no: cualquier cosa antes que interrumpir su descanso. 

Antes de salir de casa, Laura se acordó de que su chica había dejado las llaves del coche en su despacho. Entró y las vio allí, junto al ordenador. Al cogerlas golpeó el ratón sin darse cuenta y la pantalla se encendió. Apareció el diseño del personaje en el que Nadia había estado trabajando esos días. Era la protagonista de un nuevo videojuego que estaban desarrollando en la empresa en la que trabajaba.

–Mierda –dijo–, es ella.

Era ella, Andrea. Su mismo pelo, sus pómulos, sus labios, su estilo. Andrea, la chica de la que Nadia estuvo tan perdidamente enamorada. La persona que la dejaba aturdida nada más hacer acto de presencia y a quien más había querido, con mucha diferencia. Era la mujer que eclipsaba a Laura y que hacía inocuos sus intentos por conquistar a Nadia.

–¿Has vuelto, hija de puta? –susurró Laura mirando a la Andrea virtual.

En el camino al trabajo pensó en la manera de convencer a Nadia para que cambiara de personaje. Quería eliminar a Andrea de su mente. Eliminarla otra vez, como cuando entró subrepticiamente en su casa para poner aquel veneno en su bebida favorita.

 

Dani

Dany Campos. 

Realizador y guionista.

MACCO

Estos son otros microrrelatos de Generación Ficción:

NIÑOS.

LA FARSA

ANDREA OTRA VEZ

LA MISMA CHAQUETA

MÚSICA

UNOS KILITOS DE MÁS

LA TRAMPA

DANY CAMPOS. “CREO QUE HAGO CINE POR CHAPLIN, AL QUE CONSIDERO UN GENIO, JUNTO CON ALBERT EINSTEIN”

 

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInEmail this to someone