Una frase de Orson Welles puede leerse en el nuevo libro del diseñador Lorenzo Caprile «El estilo es saber quién eres, qué quieres decir, y que no te importe».

Esa es la esencia de «De qué hablamos cuando hablamos de estilo», la segunda obra literaria de este diseñador madrileño, formado en Nueva York y Florencia, que resume sus 20 años de oficio entre sus páginas, compartiendo consejos útiles y sabios, de quien lleva media vida confeccionando trajes, especialmente para ceremonia y novia, se encarga de defender y recuperar el término “modista, para defender el oficio de quienes, como él, conocen y atienden personalmente a sus clientes.

Sus trajes desfilan por todas las alfombras rojas más importantes y en los más destacados eventos sociales, no podemos olvidar que mujeres como la Reina Letizia, Elena y Cristina de Borbón, así como Paula Echevarría, Marta Sánchez, o Macarena Gómez, han lucido diseños suyos en los acontecimientos más importantes. No podemos olvidar, que el año pasado, recibía la llamada de su amiga, la estilista Sandy Powell, para realizar el vestido de novia con estilo “noventero que vestía Margot Robbie en la película nominada a los “Óscars”, «El Lobo de Wall Street», protagonizada por Leonardo di Caprio.

Diseñador dedicado en cuerpo y alma a cuidar el detalle, el tejido, el color, las formas, el movimiento de sus creaciones, para que cada mujer se sienta única, y no sólo disfrute en la ocasión especial donde lucirá ese vestido, sino que todo el proceso de creación del mismo, desde el primer boceto, se convierta en una experiencia inolvidable. Un gran defensor también del “menos es más, nos aconseja que elijamos buenos complementos, pero que, ante la duda, retiremos alguno, para que todo el estilismo vaya en armonía.

libro-lorenzo-caprile

Desde su taller instalado en el Barrio de Salamanca, nos cuenta sus impresiones sobre moda, estilo, y sobre todo, de su trabajo en todos estos años.

¿Es inevitable la influencia de los clásicos como Balenciaga, Chanel, y otros muchos, en tu carrera?

Por supuesto, son referencias en moda comparables al arquitecto del Partenón en arquitectura, por ejemplo, y sin duda han influido e influyen en mi trabajo siempre.

Dices que «la experiencia de la confección de un traje a medida es lo mejor que puede pasarle a una mujer en la vida», ¿por cuántos motivos?

Es una experiencia preciosa, por todo el proceso de creación, las pruebas, los detalles, y como menciono en algún momento del libro, considero que es la cirugía plástica más barata y más indolora que existe hoy en día, ya que se pueden corregir muchísimas cosas, el único problema es que no es permanente, y al quitar el vestido todo ese andamiaje desaparece, pero es algo que toda mujer debería probar.

En el libro hablas mucho del «estilo», que en ocasiones no va ligado a las tendencias, ¿cómo aprender a acertar?

Lo principal es que ese estilo vaya con la persona, apartándose de las modas, que esté en consonancia con su gusto, y encontrarlo de forma personal, en un mundo donde hay ya tantas pasarelas, tantos estímulos, tanta información, que nos centramos en saber cual es su estilo personal y adaptar lo que la moda te ofrece a lo que tú sabes que te sienta bien.

Afirmas que en los diseños y formas es bueno un poco de improvisación, anarquía y locura, ¿en qué medida?

La moda está hecha también de arriesgarse, de equivocarse, porque nadie nace sabiendo lo que le queda bien y lo que le queda mal, como nadie nace sabiendo hablar, y el riesgo es necesario, jugar, divertirse, porque la moda es un poco eso también. Cuando caes en la seriedad excesiva, la moda pierde un poco su sentido.

¿Los accesorios qué papel juegan en un estilismo?

Sin duda, un accesorio mal combinado o mal elegido, te puede arruinar un traje por muy de costura que sea, y al contrario, un zapato o bolso buenos, incluso una media bonita bien colocada, te saca de un apuro por muy sencillo que sea tu estilismo.

 lorenzo-caprile--644x362

Me llama la atención, que entre tus consejos esté el de pedir la opinión de un hombre, a la hora de decidirnos en cuestión de prendas, ¿por qué?

Yo creo, en ese sentido que la opinión de un hombre es más neutral, a veces entre mujeres, no hay la suficiente sinceridad a la hora de opinar, y el punto masculino es objetivo y puede ayudar a la hora de elegir bien.

¿Cómo ha sido esta segunda experiencia literaria para ti?

Ha sido muy bonito y emocionante, ya que ha servido un poco de resumen, para recordar y pasar a limpio muchas cosas, ha sido muy estimulante y positivo el repetir esta aventura.

 «¿Arte?, yo lo que hago es trabajar con trapos», una afirmación tuya que nos sorprende mucho.

Yo no coincido en que sea nuestro trabajo arte, y menos en este momento en el que es una industria muy dura, con reglas muy precisas y tajantes. Para mi, el arte es algo con valores eternos, que trasciende, y yo no conozco a nadie al que le haya cambiado la vida ver un desfile o un traje bonito, pueden pensar en ese momento que les gustaría llevarlo en una ocasión especial, ni más ni menos, pero no te hace cambiar tu manera de ver la vida.

¿Cuál es el encanto de trabajar con vestidos para ocasiones muy especiales?

Sobre todo lo que me transmiten mis clientes, la ilusión de disfrutar de un momento precioso como puede ser una boda, esa unión con la persona de la que se ha enamorado, todo eso es muy bonito, poner tu granito de arena en toda una escenografía de ese día tan especial, en el que se cuidan todos los detalles posibles, además del traje de la novia.

Vanessa de Los Rios. Periodista especializada en Moda y tendencias

Vanessa de Los Rios. Periodista especializada en Moda y tendencias

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInEmail this to someone