Cuando Sandra puso la tarjeta sobre la mesa, César sufrió un arrebato de ternura amarga hacia ella. Ella sabía lo que le gustaba la música a él, pero se sintió decepcionado al ver que se trataba de una suscripción anual a Spotify.

–Gracias, cariño. Es… es un regalo estupendo –dijo César haciendo un esfuerzo considerable.

–No es nada, mi amor. Feliz cumpleaños.

César sonrió, pero en seguida recuperó la sensación que estaba acabando con su hambre de música desde hacía cuatro o cinco años. Hasta 2008 había mantenido intacta su ilusión por lo nuevo que publicaban las bandas de las que era seguidor. Pero la irrupción de Internet y la posibilidad absoluta de acceder a toda la música en un click le había saciado por completo. Se acordó de la frase de su profesor de Publicidad: “Querer contarlo todo para acabar no contando nada”. En su caso –pensó– habría que decir “Tener toda la música a tu disposición para acabar no escuchando nada”.

–No.

–¿No qué, César?

–Lo siento. No voy a aceptarlo.

Sandra congeló su mirada sobre César esperando una explicación a esa reacción tan extraña. Pero cómo decirle que quería volver a sentirse como veinticinco años atrás cuando, después de ahorrar unos meses, se compraba el disco de su grupo favorito, lo ponía en el tocadiscos, oía el roce arenoso de la aguja sobre el vinilo y, tumbado en su cama de adolescente, escuchaba las primeras notas mientras notaba erizarse el bello de los brazos.

Dani

Dany Campos. 

Realizador y guionista.

MACCO

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInEmail this to someone