Dieguito corre despavorido mientras Yolanda, entre risitas, se esconde en la enorme casita de muñecas que hay en una esquina. El monstruo Cuatropelos aparece desde detrás del sofá aún con la venda en los ojos emitiendo unos sonidos guturales terroríficos.

–¡Venid aquí, que os vais a enterar! –brama el monstruo, andando a ciegas y con brazos de sonámbulo.

Yolanda no puede soportarlo y sale de la casita a chillar como una posesa. Dieguito, que ve a Cuatropelos acercarse a su hermana, coge un bate de béisbol de gomaespuma y la emprende a golpes con el monstruo. Le da con tanta insistencia que le hace tambalear y caer sobre un montón de almohadones que hay en el suelo. El cuerpo inerte de Cuatropelos anuncia una victoria de los mengajos, que se acercan a quitarle la venda y cerciorarse de que está KO.

Lo está. Entonces saltan sobre su tripa celebrando la victoria, pero el monstruo resurge inesperadamente –se había hecho bien el muerto, el bribón–, los agarra con una mano a cada uno por la camiseta, los lanza a la cama y los tortura con cosquillas.

–¡Ahora ellos se escapan y se suben sobre tu espalda! –indica el fotógrafo haciendo la última foto de la sesión.

Media hora después, Sebas –Cuatropelos– baja las escaleras del metro en Tribunal con 350€ en el bolsillo, la cara aún con maquillaje y el nudo que le produce en el estómago haber dejado a Lola cuando le pidió tener un hijo.

Dani

Dany Campos. 

Realizador y guionista.

MACCO

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInEmail this to someone