Mateo se frotó las manos al ver llegar al dueño de la academia que, según ponía en la página web, ayudaba a los chicos a salir adelante en la vida.

Casi todas suspensas, señor…

Eugenio Sanchís –respondió el visitante, quitándose el abrigo y dejándolo sobre un sillón.

Pues casi todas suspensas, señor Sanchís.

Eugenio lanzó una mirada escrutadora a Carlos, el crío presunto delincuente. Un gesto de culpabilidad se le adivinaba a la legua.

¿Ha dicho casi? –preguntó el profesor.

Sí, menos las matemáticas, aprobadas, y la música, sobresaliente. Que manda huevos.

Al parecer –según contó Mateo a Eugenio– el chico sólo pensaba en clave de sol y dejaba de lado todo aquello que nada tuviera que ver con la música.

El profesor sacó un móvil y marcó.

Sara, prepárame un horario semanal para clases de refuerzo de música, por favor.

Mateo le interrumpió con un gesto.

Disculpe, he debido explicarme mal: el chico es un desastre en todo menos en música, que se le da de cojones.

Se ha explicado meridianamente, don Mateo –respondió Eugenio. Volvió al móvil– Sara, refuerzo de música.

–¿Está usted tomándonos el pelo, señor Sanchís?

Mateo no perdió la cara de interrogación hasta el día de junio en que Carlos aprobó todas, en gran parte gracias al aumento de autoestima que le produjo haber dado un paso de gigante en el dominio de varios instrumentos y en la composición musical, fruto del refuerzo de aquello para lo que realmente estaba en este mundo de locos.

Dany Campos. Guionista y Realizador

Dany Campos. Guionista y Realizador

www.danycampos.com

¡Consigue un 50% de descuento hasta el 31 de diciembre!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInEmail this to someone