Miranda había sufrido una extraña transformación tras la muerte de Edgar, su marido. Entre otras cosas, le dio por salir sola de noche para entablar relaciones con desconocidos.

Bruno, Jaume y Claudia –tras una noche triunfal– aceptaron la invitación de Miranda para cenar en su casa al día siguiente. Supuestamente, Claudia se adelantaría unas horas para cocinar con Miranda un plato que a ambas les parecía sublime: tartar de carne con salsa húngara y semillas de sésamo tostado. A eso de las ocho aparecieron los chicos con dos botellas de vino, dispuestos a superar la experiencia de la noche anterior.

¿Y Claudia? –se interesó Miranda.

Se suponía que vendría antes para cocinar contigo, ¿no? –contestó Bruno.

Sí. Estaba empezando a pensar que acordamos otra cosa.

Un poco contrariados por la ausencia de Claudia, comenzaron la cena y las risas hasta bien entrada la noche, momento en el cual Miranda cambió de tercio hablándoles de la cantidad de espíritus que rondaban cada día por su casa.

Estás de coña –dijo Jaume con la risa floja–. ¿Cómo sabes eso?

Digamos que he cerrado más puertas de las que he abierto –respondió Miranda.

Su insistencia de seguir hablando de presencias extrañas, energías libres y cacofonías nocturnas enfrió bastante a los chicos que comenzaron a percibir un inquietante desequilibrio en ella.

Diez minutos después Jaume y Bruno se marchaban con mal sabor de boca, en parte por la decepcionante velada, y en parte por lo mal que Miranda había condimentado la carne de Claudia.

Dani

Dany Campos. 

Realizador y guionista.

Otros microrrelatos de Generación Ficción:

YANKO EN EL TUNEL

TIPOS DE HOMBRES

CLIK

MILF

CRUCE DE CUERNOS

NIÑOS.

DECISIONES VITALES

LA FARSA

ANDREA OTRA VEZ

LA MISMA CHAQUETA

MÚSICA

UNOS KILITOS DE MÁS

LA TRAMPA

DANY CAMPOS. “CREO QUE HAGO CINE POR CHAPLIN, AL QUE CONSIDERO UN GENIO, JUNTO CON ALBERT EINSTEIN”

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInEmail this to someone