Cipriano Fuentes quiso salir de la plomiza rutina de la tienda de artículos religiosos en el pueblo y tiró con sus 44 tacos y su virginidad para Madrid, a casa de un primo que se llamaba como él y que había salido de viaje, prestándole el apartamento. Nada más dejar la maleta sobre la cama se oyeron unos golpes en la puerta.

¿Eres Cipriano Fuentes? –le preguntó un armario ropero con la nariz aplastada.

Pues sí, pero no el que usted busc…

El tiparraco no le dejó terminar la frase, lo agarró del pescuezo y se lo llevó secuestrado a una mansión de las afueras de la capital. Al parecer –y esto era nuevo para Cipriano–, su primo se dedicaba al cine porno, y un sexagenario parapléjico con mucha pasta y pocos miramientos quería dar un capricho a su querida, un cañón voluptuoso que quería entrar en el oficio.

Cipriano, a quien no dejaron abrir la boca ni para insistir en que se habían equivocado de hombre, tuvo que improvisar una película con la chica y cuatro maromos bien dotados. El resultado fue una suerte de guarrada, pasada por el filtro puritano de un casto santón que causó sensación en el circuito más underground. Para colmo, ya firmemente instalado en el lado más salvaje de la vida, acabó enamorándose de la diva, con la que escapó en dirección a la industria pornográfica rusa, lejos de las garras del parapléjico ricachón, que los buscó infructuosamente hasta el fin de sus días.

Dany Campos. Guionista y Realizador

Dany Campos. Guionista y Realizador

www.danycampos.com

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInEmail this to someone