Karma chameleon, de Boy George, sonaba. Las luces psicodélicas de la bola-disco giraban en el sótano de Patricia para la fiesta ochentera de reencuentro. Hombreras, melenas voluminosas y calentadores en las pantorrillas volvían a vestir los cuerpos de todos tres décadas después. Algunas habían perdido el sentido del maquillaje atrevido y parecían pintadas con una escopeta de paintball en un cuarto oscuro. Era divertido y deprimente a la vez.

Patricia vio aparecer las piernas de Greta, su antigua gran amiga –a la que no veía desde el instituto– por la escalera de bajada de la planta superior. Lo increíble no era que las mallas fucsia fueran las mismas que llevaba Greta en 3º de BUP, sino que sus piernas seguían siendo  escandalosamente juveniles. Conforme bajaba se le iba viendo la cintura, la camiseta holgada de U2, cuyo ancho cuello dejaba el hombro derecho al aire, y, por fin, su cara y su peinado con mechas de… ¡No es posible!

Todos se volvieron sobrecogidos. Su cara… su cuerpo entero era el mismo de entonces. No había cambiado un ápice en treinta años. Alguien paró la música. Un vaso de sangría resbaló de una mano, estrellándose contra el suelo. Era Greta, la misma Greta que todos conservaban en su mente, no la Greta con patas de gallo, tripita y celulitis que esperaban ver.

Se acercó a Patricia y sonrió con ternura.

Tú debes ser Patricia. Soy Elisa. Mi madre deseaba venir con todas sus fuerzas. Finalmente, la quimio no pudo hacer nada.

Dany Campos. Guionista y Realizador

Dany Campos. Guionista y Realizador

www.danycampos.com

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInEmail this to someone