Para Mario no era la primera ni la segunda vez que acudía a una convención de agentes de ventas. De hecho, había perdido la cuenta desde que comenzó a contar 18 años atrás, tiempo suficiente para aflojar el entusiasmo del principio, el empuje que incluso le hacía creer sus argumentos comerciales. 

Ahora, con 47 años, han cambiado muchas cosas, especialmente desde que Isabel, su mujer, le confesó que no estaba enamorada, que vivían un desencuentro de anhelos. Mario jamás imaginó que existiera un término tan estúpidamente poético para referirse a la relación que ella mantenía en secreto. O eso era lo que ella pensaba porque él lo sabía, aunque no se había atrevido a mencionarlo. Temía que prescindir de la participación económica de ella convirtiera su vida en un auténtico descalabro.

Esa cómoda circunstancia era al mismo tiempo un torpedo certero a su línea de flotación. Suponía la ratificación de haberse convertido en una máscara vacía de la persona que un día soñó que podría ser. Y ya no podía más. La farsa ya le producía náuseas. Era hora de quitarse la máscara averiguar qué le depararía la vida siendo el Mario de verdad.

Señor Galván –interrumpió Mario–, seamos sinceros: a usted no le interesan mis productos. Está manteniendo esta conversación para que otros proveedores le vean y bajen sus precios. ¿Por qué no acabamos con esto y hablamos de algo realmente importante para ambos? ¿No ha soñado nunca con ser el batería de un grupo de rock?.

Dani

Dany Campos. 

Realizador y guionista.

MACCO

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInEmail this to someone