-¿Quién eres?

Nunca llegué a formularle esa pregunta. La encontré en aquella cala escondida que bordeaba fantasías de manera irregular. Era como si las pequeñas olas se atrevieran, tímidamente, a adentrarse en la sólida realidad de la tierra firme, pero la cosa no iba más allá. Ella, unos 7 años más joven que yo, nadaba entre sus amigas, y de inmediato pareció reconocerme. Me miraba y sonreía, pero sus ojos claros delataban una experiencia previa que habíamos compartido, quizá hacía unos 15 años. Ella no había cambiado, ni la magia que desprendía.

La marea, disfrazada de destino, la aproximó tanto a mí que pude escuchar su voz a poco que susurrara.

-Hola –me dijo sin perder la sonrisa.

-Hola –respondí sin perder la suya.

Y siguió jugando al balón tan lejos de los recuerdos. Mi cerebro no acudía al rescate, no me ofrecía más información. ¿De qué la conocía? ¿Cuál era su nombre? ¿Era una antigua alumna mía? ¿La hermana de una vieja amiga? ¿O tal vez nos habíamos conocido por internet? ¿O fue en un oscuro bar? ¿Nos habíamos llegado a besar? Cuando la tuve a medio metro, estuve a punto de preguntarle quién era; pero perdí todo el valor, por miedo a romper su encanto y borrar su eterna sonrisa.

De vuelta a la realidad de arena, me senté sobre mi toalla y miré a mi izquierda. Ahí, a mi lado, seguía mi mujer, tumbada de espaldas al Sol pero no al tiempo. Me incliné para besarla en el hombro, y ella giró su cabeza y abrió los ojos. El tiempo sí había pasado por ellos, aun sin restarles belleza, pero añadiendo desidia y cierta dosis de indiferencia. Ya no era la misma de una década atrás.

-¿Quién eres? –pensé.

Pero nunca le hice esa pregunta.

Pedro J. Martínez. Bioquímico. Cantautor y escritor.

Pedro J. Martínez. Bioquímico. Cantautor y escritor.


Visita mi canal pinchando 
AQUÍ

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInEmail this to someone