Captura de pantalla 2018-06-11 a la(s) 18.06.08

 

GENERACIÓN FENIX, te trae esos trozos de fotograma, que nunca son pasado, recientes, vintage, futuras… retazos de vida en una gran pantalla.

Hoy tengo el placer de presentarles al cine chileno, ese gran desconocido, al otro lado del óceano, con jovenes e insultantes directores, que crean iconos de superficies de recreo, como es la CAMA, esa gran desconocida, que no ignora nada. Entre las sábanas, pulula, el amor, el misterio, el deseo, el engaño, el orgasmo, la caricia… el beso.

Pase a la cama, y acuesténse con la verdad, y definan todo, tal vez no se cansen nunca de estar, o si mienten, duren cuatro segundos dentro de ella, la apuesta es múltiple y los beneficiarios ustedes.

pelicula

Título original  «En la cama»

Año 2005  Chile
Dirección Matías Bize
Reparto Blanca Lewin,  Gonzalo Valenzuela
Productora
Coproducción Chile-Alemania; Ceneca Producciones / CMW Films Company
Género Drama | Erótico

 

 

 

SINOPSIS

Unas horas después de conocerse en un café, Bruno y Daniela alquilan una habitación en un hotel barato para tener un encuentro sexual y pasar la noche juntos. No saben nada del otro, ni siquiera sus respectivos nombres, y después de esa cita jamás se volverán a ver. Tras el sexo, estos dos extraños perciben que entre ambos se ha creado cierta química. Espontáneamente, los dos comienzan a hablar, abriendo las puertas de su pasado y su intimidad. En sus relatos se mezclan recuerdos y sueños, verdades y mentiras, deseos y miedos, honestidad y traición, amor y odio. Todo se confunde a lo largo de la noche. El ambiente entre los dos es cada vez más cercano y hacen el amor de nuevo, pero esta vez de una forma diferente, más sentimental y frágil, antes de que la luz del amanecer convierta esa experiencia en parte del pasado.

Premios 2005: Festival de Valladollid – Seminci: Espiga de Oro: Mejor película
2006: Premios Ariel: Nominada a mejor película iberoamericana

No os la perdáis si queréis seguir viviendo.

 

Una buena ópera prima siempre genera expectativas, si una obra nos parece interesante, o bella, o divertida, se crea una tensión y una espera en torno a aquella por venir. Esto es particularmente fuerte en el caso del cine chileno, sobre todo en relación a los cinéfilos que buscan conmoverse con la filmografía local. En los últimos años un puñado de directores jóvenes ha dado que hablar. Me refiero a Fernando Lavanderos con su Y las vacas vuelan (2004), a Nicolás López con Promedio rojo (2004) y por supuesto, al director que acá nos ocupa: Matías Bize y su primer largometraje Sábado (2003).Bize tiene sólo 25 años y con Sábado lo invitaron a participar en distintos festivales internacionales. Pagaron su pasaje y el hotel. Lo iban a buscar en auto y, acompañado por un traductor, iba a hablar con un público que llenaba las salas al final de su película. Eso fue en el Festival de Mannheim en Alemania “una especie de sundance pero en Europa”. Cuando volvía al hotel había gente de diversas distribuidoras esperando para negociar con él. Cuenta: ”Sábado fue una película pensada para el cine arte, y quizás para venderla a la televisión. Y ahora la película se estrena en Hungría, en Alemania, en Montreal… es una cuestión que me sorprende”.

En ese mismo festival ganó varios premios, entre ellos, el Rainer Werner Fassbinder Price, que en ediciones anteriores había galardonado a Jarmusch y a Wenders. Gracias a esa instancia, su segundo largometraje, En la cama (2005) se convierte en una co-producción: una productora alemana está a cargo del traspaso a 35 mm., un proceso bastante complejo y caro.

Bize apela a realizar un cine que emocione. No busca grandes historias, ni mega producciones, sino escenas cotidianas, simples y honestas. Admira el cine de los Hermanos Coen y, en general, el cine independiente norteamericano. La última película que logró conmoverlo (al menos, la primera que se le viene a la cabeza durante esta entrevista) fue Personal Velocity (2002) dirigida por la norteamericana Rebecca Miller.

En la cama

Los únicos personajes del filme son Bruno (Gonzalo Valenzuela) y Daniela (Blanca Lewin). Se conocen, se gustan y deciden terminar la noche en un motel. La película comienza y termina dentro de la habitación del motel Cozumel. Ahí los personajes tienen sexo, conversan, fuman, miran televisión, tienen sexo nuevamente. Pero, ¿se enamoran? ¿Deciden verse al día siguiente?

En la cama es el segundo largometraje de Bize y tiene fecha de estreno en las salas locales para octubre de este año. Primero va a recorrer festivales internacionales, probar suerte para llegar a nuestra cartelera con nominaciones y premios extranjeros.

La película fue filmada en formato digital (pero será proyectada en 35 mm.), y a dos cámaras. Los ensayos para En la cama duraron cuatro meses, el motel les prestó la habitación y director y actores probaron, en locación, diferentes alternativas para cada escena. Luego el rodaje duró tres semanas que se convirtieron en 60 horas de película. El proceso de montaje fue largo e intenso, cortando y pegando, agregando silencios, armando la versión final de la película, pero valió la pena porque las 60 horas grabadas permitían escoger la toma perfecta. Ahora se encuentra en etapa de edición de sonido. Lo que queda hasta el estreno: El traspaso a película en Alemania y deambular por festivales.

 Bize

Bize no llega al set con una idea preconcebida de cómo será cada escena. Le gusta improvisar, dejar que los actores jueguen, propongan, experimenten… “probar, muchos meses leyendo, anotando. Pero yo no llego como el director que tiene la película clara desde el principio. La película es también de los actores, yo sólo voy recogiendo y anotando cositas”.

Frente a la pregunta por ese afán experimental que caracteriza su obra: Sábado era en una sola toma y En la cama es en una locación, Bize responde honestamente que esa auto-imposición de limitaciones tiene que ver con ser un director joven y sin financiamiento. Con poner las energías en un buen guión, en las actuaciones y en la dirección más que en hacer superproducciones. Con poner el acento en la historia, en las anécdotas que puedan surgir de ella. Con hacer un cine íntimo, personal, de autor. “Creo que mi objetivo principal con Sábado, era que la gente me dijera me emocioné, me reí, me gustó la película, más allá que un cineasta me dijera: un plano secuencia, ¿cómo lo coordinaste?. Más que nada busco hacer una buena película. ConEn la cama pienso lo mismo, quiero que la gente se emocione, se ría, más allá de decir que fue rodada sólo en una pieza”.

Hasta dónde nos involucramos con un desconocido, es la reflexión que se propone en En la cama. Habrá que esperar a octubre para descubrirlo. Por mientras Bize sigue trabajando, tiene un proyecto con Andrés Waissbluth, y pronto estrena otra película -un colectivo con compañeros de la Escuela de Cine- llamada Juegos de verano (2005) [La película se estrenó el 2005 con el nombre Juego de verano y fue dirigida por Bize junto con Fernanda Aljaro, Daniela González y Andrea Wassaf.]. Quiere ser un cineasta de profesión, es decir, vivir de hacer películas, sacar una película cada año, y de paso, contar historias simples, conmover a su público y, por supuesto, hacer buen cine.

 

Karlos Ros

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInEmail this to someone