1. 300 GR. DE HARINA DE FUERZA
  2. 50 GR. DE AZUCAR
  3. 6 GR. DE SAL
  4. 2 HUEVOS (105 GR.)
  5. 10 GR. DE MIEL
  6. RALLADURA DE 2 NARANJAS
  7. RALLADURA DE 1 LIMON
  8. 20 GR. DE LEVADURA FRESCA DE PAN
  9. 25 ML. DE LECHE
  10. 20 ML. DE RON
  11. 12 ML. DE AGUA DE AZAHAR
  12. 105 GR. DE MANTEQUILLA
  13. FRUTAS CONFITADAS
  14. AZUCAR Y KIRSCH PARA PONER POR ENCIMA DEL ROSCON
  15. ALMENDRAS PICADAS

Mejor preparamos la masa una noche antes:

Mezclamos en un bol la harina, el azúcar y la sal y le damos forma de volcán, después mezclamos el ron con la la leche templada y añadimos la levadura.

En el centro de volcán añadimos los huevos semibatidos, la miel, las ralladuras de las naranjas y del limón, el agua de azahar y la mezcla de levadura.

Amasamos uniendo todos los ingredientes, y después añadimos la mantequilla en varias veces, sin dejar de amasar, hasta que se quede totalmente integrada con toda la masa.

Debemos incorporar la mantequilla en tres tandas, se aconseja mezclarlo todo con una cuchara de madera y a falta de ésta, a mano. Es importante que quede bien la masa, totalmente unida, de modo que estaremos amasando el tiempo que sea necesario.

Si la masa nos queda bastante pegajosa, le echaremos un poco más de harina, pero no nos pasemos, pues sino nos quedaría demasiado duro una vez cocido, de todos modos, una vez fría, la masa se vuelve mucho más manejable.

Ponemos la masa en un plato y la envolvemos con film de cocina y meter en la nevera toda la noche.

Por la mañana, pondremos bastante harina sobre nuestra superficie de trabajo y con las manos enharinadas iremos haciendo un rollo largo al que luego uniremos por los extremos.

Dejamos fermentar el rollo tapado sin corrientes hasta que esté bien esponjoso a nuestra vista, para ello podemos meterlo al horno a 25º unas 3 o 4 horas.

Precalentamos el horno a 200º, y vamos pintando la superficie del roscón con huevo batido. Le vamos añadiendo las frutas laminadas adornando por encima, mezclamos el azúcar con kirsch y vamos poniendo montoncitos por encima, espolvoreando con almendra picada.

Lo introducimos en el horno bien caliente y horneamos durante 25 minutos, a mitad de cocción lo tapamos con con papel de aluminio para evitar que se queme la superficie, si se nos tuesta demasiado, a la segunda mitad  de cocción deberemos bajar la temperatura del horno a 190º.

Al retirarlo del horno lo podemos barnizar por encima con una reducción de azúcar, agua y mermelada para darle brillo.

Lo podemos dejar así, o partirlo por la mitad y rellenarlo con trufa, nata, cabello de ángel, crema, a tú antojo.

¡Y muy importante!, no te olvides de rellenarlo con las correspondientes sorpresas dentro, ¡incluida el haba!.

Que los Reyes Magos de Oriente sean buenos contigo.

GFX

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInEmail this to someone