HUBO UN TIEMPO PARA CADA COSA, EN EL QUE TODO PARECÍA ESCRITO…, ¿RECORDÁIS?

Ella se levantó y dijo: ya no me pongo más faldas muy por encima de la rodilla.

– ¿Por qué? – le preguntaron.

– Pues… porque ya no está bien que vaya tan corta, ¿no?

– Y, ¿dónde está escrito eso?

Han pasado diez años de esta conversación y Laura sigue llevando minifaldas.

Lo hace a propósito, sabe que le quedan bien y, cada vez que se las pone, sonríe más.

Yo no sé por qué lo hace; creo que se acuerda de aquella vez que alguien le debió insinuar que «ya no tocaba».

Los abuelos de Álvaro residen en Bruselas, allí acostumbran a salir de noche para hacer vida social. Están en nuestra ciudad pasando unos días y no entienden por qué los abuelos de España no salen por los bares.

– ¿Tenéis una edad límite para salir?

 No, es que aquí los mayores cuidan a los nietos.

Pilar ha cambiado a su novio de cuarenta por uno de veinticinco años.

– ¿No estarías mejor con un hombre más maduro?

 Puede ser – me dijo – pero para estar con un inmaduro de cuarenta, me quedo con mi chico de veinticinco.

La encontré en un bar al que suelo ir sola.

 Me siento contigo – dijo Álvaro – me da pena que estés aquí sola.

– ¡No! Ahora no… – pensé, antes de asentir con un – Qué bien, encantada.

 Se marchó con sus abuelos y yo me quedé saludando a Pilar, que esperaba en una mesa para dos.

Por el cristal que daba a la calle, vimos pasar un par de piernas largas. Era Laura, con minifalda.

ElblogdeCynthiaport

Cynthia G.E

www.elblogdecynthia.com

Más artículos de Cynthia G.E:

“NO LO DIGAS”

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInEmail this to someone