Empezamos un nuevo año con muchísimas ganas de mejorar, de hacer nuevas cosas, de evolucionar. Algunos esperan conocer a la mujer o al hombre de sus vidas, quieren que este sea el año de su boda, el año que encontrarán un trabajo fenomenal, o el que por fin les toque la lotería. Otros, quizás menos fantasiosos, se plantean únicamente, mejorar en aspectos concretos y puntuales de su carácter o incluso mantenerse como están. Pero muchos, muchos de nosotros, después de unas Navidades copiosas, de muchos mazapanes y turrón, después de cenas y festejos, nos planteamos «adelgazar». Decidimos radicalmente dejar de comer con la ilusión de recuperar la figura perdida, de poder abrocharnos la cinturilla de la falda, o de embucharnos en nuestros apretados pantalones vaqueros sin que se nos corte la respiración. Quizás, éste no sea el primer año en el que se te plantea esta situación. A lo mejor te has encontrado varios años sucesivos en la misma disyuntiva y, sin embargo, y a pesar de tus propósitos, cada año, y casi de forma irremediable, estás más gordo.

¿Quiere esto decir que no vale la pena planteárselo de nuevo?, ¿Que definitivamente es una utopía cambiar?, ¿Que va a ser de nuevo una pérdida de tiempo?, O ¿que incluso estos planteamientos son inútiles de realizar?

Pues tengo que decirte, que no es así. ¿Qué hasta ahora no fue tu año? Puede ser que tus planteamientos de cambio fueran erróneos, irrealizables o demasiado radicales.

Tu año puede ser éste. Depende en gran medida de ti. Aprovecha tu fuerza, de estos momentos la necesidad de adelgazar que se te plantea tras las Navidades, y comienza. Lo primero que debes hacer, es buscar en tu memoria y analizar el porqué de estos intentos fallidos, y de forma razonable, plantearte metas lógicas, cambios constantes que te ayuden a alcanzar tu objetivo sin dejar radicalmente de comer.

Fotolia_57311875_XS

20 CONSEJOS PARA EL NUEVO AÑO

  1. Aprovecha la fuerza que tienes en estos momentos para perder peso. Con ilusión, organización y nuestra ayuda seguramente lo podrás conseguir.
  2. Pésate y concreta tu objetivo en kilos. Una vez decidido consulta con tu terapista para ver si la meta es adecuada. Una pérdida de peso del 10% del peso inicial, si hay obesidad, es lo recomendado por la Sociedad Española para el Estudio de la obesidad.
  3. No te pongas metas inalcanzables. Tu frustración puede ser muy grande si no la consigues. Proponte objetivos pequeños y cuando los hayas alcanzado, si quieres, te planteas unos nuevos.
  4. Piensa que éste puede ser tu año. Quizás dentro de un tiempo cuando hables de tu vida podrás decir, fue en el año 2015 cuando conseguí cambiar mi vida. Sólo depende de ti, de la ilusión que pongas en tu objetivo y en seguir los medios adecuados.
  5. Ten confianza en tu capacidad. Los grandes logros se consiguen cuando uno confía en que puede alcanzar su meta y pone los medios para ello.
  6. No creas que el perder peso depende de factores externos. La vida social, el estrés, la menopausia o los fármacos no son factores determinantes. Lo que sí es definitivo es que tú quieres perder peso y que eres capaz de hacer un cambio en tu vida.
  7. Concreta las acciones que vas a llevar a cabo para lograr tu objetivo. Estas acciones no tienen por qué ser espectaculares, pero si deben ser constantes y reiterativas. Las acciones rutinarias, es decir los hábitos, son los que más influyen en nuestro peso corporal a largo plazo. Un pequeño cambio pero que se repita todos los días es un gran cambio en tu vida.
  8. Controla muy bien tu lista de la compra. Lo que entra en tu casa es lo que se come. Un cambio en tu lista de la compra del 2015 puede suponer un cambio en tu peso corporal y en tu salud.
  9. Trata de plantearte alguna actividad que implique un ejercicio, salir a andar, etc. Debes ser sincero contigo mismo, a veces creemos que es imposible encontrar el tiempo, y es que en nuestro fuero interno no hemos puesto el interés necesario.
  10. Trata de organizar bien tus comidas este año. Come sentado al mediodía, despacio e intenta que en tu mesa siempre haya una ensalada, un plato principal y una fruta.
  11. Cuida tus desayunos, Si empiezas bien el día seguramente lo acabarás también bien.
  12. NO te peses diariamente, y tampoco dejes pasar más de dos semanas sin pesarte.
  13. Huye de los sentimientos de culpabilidad. No te llevarán a nada bueno en lo que se refiere al peso corporal.
  14. NO TE ABANDONES. Tu cuerpo es para toda tu vida, cuídalo.
  15. Evita realizar ejercicios intensos por la tarde/noche.
  16. Duerme al menos ocho horas: la falta de sueño se asocia con obesidad ya que da lugar a un aumento de la ingesta energética (comemos 300 kcal al día más cuando dormimos poco).
  17. Aumenta la actividad por las mañanas (ir a correr por las mañanas mejora el ritmo circadiano).
  18. Convierte el desayuno en la comida más importante del día, come antes de las 3 de la tarde y haz una cena ligera.
  19. Si te es posible, echa una cabezadita después de comer.
  20. Trata de adecuar la luz artificial a la evolución natural del día, con fuertes intensidades por la mañana y luces tenues por la noche, evitando exponerte a la luz del ordenador a altas horas de la noche

Tu año puede ser éste. Depende en gran medida de tí

Marta-Garaulet-Edited

Marta Garaulet Aza Directora Centros Garaulet

Marta Garaulet Aza Doctora en Farmacia y Master en Salud pública por la Universidad de Harvard, Mass. EE.UU. Es en la actualidad Catedrática de Fisiología y Bases Fisiológicas de la Nutrición en la Universidad de Murcia y Directora de Centros de Nutrición Garaulet

Su actividad docente e investigadora siempre ha estado relacionada con temas de nutrición, en especial sobre obesidad, publicando más de 150 artículos científicos en las mejores revistas del mundo, tales como la “American Journal of Clinical Nutrition”, la «International Journal of Obe

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInEmail this to someone