Hacía como mes y medio que Gus, desnudo y de perfil al espejo, debía meter la tripa más de la cuenta para imitar su antigua figura. Esos accesos de trascendencia naïf solían hacer mucha gracia a Raquel, su esposa.

Querido, que tienes cuarenta y tantos.

¿Y? –respondió Gus desde el baño, dejando clara la independencia entre el peso y la edad.

Raquel soltó una carcajada que se clavó en lo más masculino de los huesos de Gus.

–No es una cuestión de edad –prosiguió él–, sino de calorías: tantas ingieres, tantas consumes.

–Y tantos hijos tienes, tanto trabajo tienes, tanto te gusta disfrutar de la vida…

Ya. Bueno, si no te importa, esta mañana quiero ir a la playa a correr. 

–¿Estás seguro de que es eso lo que quieres? –susurró Raquel, apartando un poco las sábanas y dejando medio cuerpo a la vista.

Correr una hora por la playa siempre fue considerado por él como un síntoma de juventud, pero ¿cómo se podía considerar decir a no una oferta como la de su mujer? ¿Cuántas horas de carrera y cuántas abdominales serían necesarias para compensar la hombría…? Un momento –pensó–: ¿hombría?, ¿juventud? Como si hacer el amor a tu mujer fuera un asunto de... ¡Hay que ser gilipollas! 

Esa mañana, Gus y Raquel hicieron el amor hasta media mañana. Luego, ambos se pusieron las deportivas, salieron a correr veinte minutos y se tomaron entre risas unas cervezas y unos boquerones fritos en el chiringuito de la playa.

Dani

Dany Campos

Realizador y guionista

MACCO

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInEmail this to someone