Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Si te ha gustado, compártelo en tus RRSS

Éste año parece que tarde, pero finalmente llegó el esperado frío típico de estos meses de invierno, y aunque en estos días nos ha dado una tregua, las temperaturas amenazan con volver a bajar.

Éstos cambios también nos avecinan resfriados, gripe y catarros sobre todo en las poblaciones de riesgo cómo niños y abuelos. Como en muchas ocasiones, adaptar nuestra alimentación es básico para minimizar el riesgo de caer enfermo a causa de las bajas temperaturas.

Sin perder la base de una alimentación variada y equilibrada hay que tener especial atención a tres recomendaciones:

Toma líquidos calientes

Durante los meses de calor nuestra sensación de sed es mas pronunciada y eso hace que bebamos más a menudo. Sin embargo, con el frío, perdemos agua corporal sin rastro de sudor y no acostumbramos a beber tanto. La necesidad hídrica no varia mucho y además tenemos nos cuesta más mantener el calor corporal; así que es muy importante tomar a menudo bebidas, o caldos calientes, que nos aporten agua y calor al cuerpo. como tes, infusiones, sopas o cremas de verduras.

Come las vitaminas A y C:

  • Estas dos vitaminas son antioxidantes vitales para reforzar nuestro sistema inmune y evitar caer enfermo.
  • La naturaleza es sabia, y precisamente todos los frutos que nos brinda tienen un gran aporte en este sentido.
  • La familia de las coles (brocoli, col, col-i-flor, coles de Bruselas), los cítricos (naranjas, mandarinas y limones), las uvas y los higos típicos del invierno son muy ricos en vitamina C.
  • Acelgas, espinacas, nabos, endivias y puerros típicos del invierno son muy ricos en vitamina A. Además, la zanahoria contiene betacarotenos, que es un compuesto que en el intestino humano se convierte en dos vitaminas A

Usa cebolla y ajo:

Estas dos hortalizas aliáceas son de los alimentos con mas propiedades medicinales y de gran interés, a destacar  propiedades antisépticas y mucolíticas que nos ayudaran en invierno. Esta noche puedes cenar crema de zanahoria calentita con sofrito de cebolla y ajo en polvo.

Así que abrígate, como digo siempre, usa el sentido común y toma nota de los tres consejos.
¡Salud!
Joan Majó Merino Nutricionista

Joan Majó Merino
Nutricionista