Probablemente os preguntéis el porqué de este título, quizás penséis que estas líneas os dejarán un mal sabor de boca, nada más lejos de mi intención.

Pero reconozcamos que ésta vuelta, “descafeinada”, a la normalidad nos hace volver la vista atrás en busca de recuerdos de tiempos mejores.

Se acerca el verano y nos miramos unos a otros con nuestras mascarillas puestas, el semblante desdibujado como una pintura mal acabada.

Cuesta adivinar si uno está alegre o triste, ilusionado o enfadado. Las palabras salen entrecortadas de las mordazas que nos obligan a llevar.

Nostalgia de un café tranquilo, sin prisas, sin restricciones de ningún tipo. Nostalgia de otros comienzos de verano con planes de sobra preparados, con viajes en horizontes más lejanos.

Esta es una nostalgia ligera, como un vestido de lino blanco, no pesa, me ayuda a aferrarme al presente y a vivirlo intensamente.

Las bicicletas son para el verano y los sueños también.

Benditos sueños que te acercan a unas personas y te alejan de otras. Benditos sueños que nos elevan y nos permiten fantasear sin restricción ni mordaza.

El roce cálido del Sol en la piel, el sonido del mar meciendo nuestros pensamientos, los pies desnudos sobre la arena y las incipientes marcas de bronceado hacen que toda esta lucha por aparentar normalidad, en medio del caos mundial, se haga más llevadera y más dulce, como el primer helado estival.

¿Qué panorama post pandemia nos encontraremos en cualquier rincón del planeta?. Desde la bella Capri, a la lejana Australia. ¿Se convertirán las mascarillas de neopreno en el nuevo must?

Me pregunto qué pensaría Cecil Beaton si levantase la cabeza y contemplase la situación actual. Pobre, estará revolviéndose en su tumba.

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Si te ha gustado, compártelo en tus RRSS

3 Comentarios

  1. Todo es fugaz … vivimos una época como “amantes” casi en secreto.
    Entiendo tu nostalgia, aunque confieso que me ha venido muy bien a nivel personal este parón.
    Me gustaría vislumbrar el final, me temo que aún queda lejos.
    Pero volvemos a tomar un café sin nostalgia.

    Un beso

    Mercè Taús

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.