El tenis español ha vivido en la última década una de las épocas más gloriosas de toda su historia. El protagonista indiscutible de este intervalo de tiempo ha sido Rafa Nadal, y pese a que aun sigue mostrando un nivel excelente en su raqueta, es necesario que los jóvenes lleguen con fuerza para intentar seguir los pasos del manacorí en el circuito ATP.

Uno de los llamados a marcar el tenis español de los próximos años es Carlos Alcaraz. A sus 17 años acaba de debutar en un Master 1000, en este caso en Madrid, y cayendo en el día de su cumpleaños ante su ídolo, Rafa Nadal. Precisamente este choque se llevó a cabo en el día del cumpleaños del murciano, un aniversario que nunca olvidará pese a caer derrotado ante su ídolo.

Ser el pupilo de Juan Carlos Ferrero son palabras mayores, y debe ser un punto a favor a la hora de que Carlos Alcaraz siga quemando etapas cuanto antes. Aun se encuentra lejos de liderar los pronósticos de tenis de los principales torneos, pero, aun así, debe ir mejorando sus registros para intentar llegar cada vez más lejos.

Pero el mundo del tenis en España no es el único ejemplo de jóvenes promesas que llegan para coger el testigo de algunos de los mejores deportistas del país. Si ponemos el foco en el baloncesto, se observa en estos momentos que la carrera de Pau Gasol, el mejor jugador de la historia de la canasta en “La Roja”, va llegando a su fin. Es muy osado pensar que alguien puede llegar al nivel que ha demostrado el pívot de Sant Boi, sin embargo, muchos jugadores como Garuba o Hernangómez garantizan que el baloncesto español seguirá gozando de buena salud.

Volviendo al deporte de la raqueta, no solo Carlos Alcaraz garantiza que España tiene jugadores para poder luchar por títulos en el futuro más cercano. Tanto en el cuadro masculino como en el femenino, ciertos nombres deben dar un paso adelante para pasar de promesas a convertirse en realidad. El abanderado de este movimiento es el murciano, que deberá impregnarse de las enseñanzas que le aporte Juan Carlos Ferrero para seguir mejorando su tenis, y materializar todas las expectativas puestas en él, por el gran público.

Su entrenador fue un claro ejemplo en su tiempo de niño aventajado. Ferrero convirtió en realidad, todas las esperanzas puestas en su juego, teniendo su momento culmen con aquel punto decisivo en la Copa Davis que otorgaba a España el entorchado después de tiempo sin conocer las mieles del triunfo.

Carlos Alcaraz, presente y futuro del tenis español. El tiempo dictará sentencia sobre el nivel que muestre el murciano llegado el momento.

- Publicidad -

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.