Carta de Catherine Russell, directora ejecutiva de UNICEF informando la ONU sobre la situación humanitaria en Ucrania

Quisiera expresar mi agradecimiento al embajador Thomas-Greenfield y al embajador Ferit Hoxha por convocar la reunión de hoy. También quisiera agradecer a la embajadora Lana Nusseibeh y a los Emiratos Árabes Unidos por acoger esta reunión informativa durante su presidencia del Consejo de Seguridad.  

Esta es la primera vez que informo al Consejo de Seguridad como directora ejecutiva de UNICEF. Lamento que haya sido necesario por el rápido empeoramiento de la situación en Ucrania y el impacto desmesurado que el conflicto está teniendo en los niños de Ucrania.

Los últimos ocho años de conflicto ya han infligido un daño profundo y duradero a los niños

Con la escalada del conflicto ha aumentado la amenaza inmediata y real para los 7,5 millones de niños de Ucrania. Hogares, escuelas, orfanatos y hospitales han sido atacados. La infraestructura civil, como las instalaciones de agua y saneamiento, se ha visto afectada, dejando a millones de personas sin acceso a agua potable.

Para muchos la vida se ha trasladado bajo tierra, ya que las familias buscan seguridad en refugios, subterráneos o sótanos, a menudo durante horas y horas. Las mujeres están dando a luz en salas de maternidad improvisadas con suministros médicos limitados.

La mayoría de las tiendas están cerradas, lo que dificulta que las personas compren artículos esenciales, incluidas las necesidades básicas para los niños, como pañales y medicamentos. Incluso si las tiendas estuvieran abiertas, millones de personas tienen demasiado miedo de salir a buscar comida o agua debido a los continuos bombardeos y disparos. 

La intensificación del conflicto armado está planteando graves costes humanos, que aumentan exponencialmente día a día.

Hasta el día de hoy, desde la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos han registrado 1207 bajas civiles en Ucrania. Desde el 24 de febrero, al menos 27 niños han muerto y 42 niños han resultado heridos. Incontables más están gravemente traumatizados.

Dado que los combates ya han llegado a zonas densamente pobladas por todo el país, esperamos que aumenten las víctimas infantiles.

También esperamos que la crisis de desplazados continúe creciendo rápidamente

Ayer, ACNUR informó de los 1,7 millones de refugiados que huyen a los países de acogida. La mitad de las personas que se desplazan son niños. UNICEF está trabajando en estrecha colaboración con ACNUR para brindarles protección y asistencia en los países receptores.

Acabo de regresar de la frontera entre Rumanía y Ucrania, donde miles de mujeres y niños han llegado para escapar de los combates. Me reuní con madres y niños que tuvieron que huir de sus hogares rápidamente.

Me hablaron de cómo se sentían por dejar todo lo que conocían detrás. Dejar a esposos, padres y seres queridos, ancianos, sin saber cuándo o si se volverán a ver.

Los niños hablaron de ser sacados repentinamente de la escuela, de perder sus inseparables juguetes, del sonido aterrador de los bombardeos y los disparos. Muchos niños han quedado profundamente traumatizados.

UNICEF y nuestros aliados estamos trabajando las 24 horas del día para satisfacer las crecientes necesidades humanitarias en Ucrania y en los países vecinos, desde transportar agua potable en camiones para beber y poder lavarse, brindar servicios médicos de emergencia o refugio y protección a las personas desplazadas de sus hogares.

En la actualidad, tenemos unas 135 personas trabajando para UNICEF en Ucrania y estamos enviando más para cubrir las necesidades del país. Los equipos móviles de protección infantil, apoyados por UNICEF, están llegando a los niños donde pueden con atención psicosocial, apoyo de salud mental y servicios de protección.

El entorno para operar en Ucrania es extremadamente complejo

Las restricciones de acceso y las cambiantes líneas del frente hacen que sea mucho más difícil entregar suministros y servicios críticos. La seguridad y el bienestar de nuestro personal en el terreno sigue siendo una prioridad.

También quiero destacar a nuestros aliados locales y otros actores humanitarios locales, que continúan operando en condiciones de seguridad extremadamente difíciles, especialmente aquellos que trabajan en los oblasts de Donetsk y Lugansk, regiones que han sido duramente golpeadas durante las últimas semanas.

Estoy muy contenta de contarles que el domingo, UNICEF entregó 40 toneladas de artículos médicos para salvar vidas de niños y madres en 22 hospitales de cinco de las regiones más afectadas.

“Necesitamos un alto el fuego y garantías adecuadas para posibilitar un acceso humanitario rápido y seguro a toda la gente que lo necesita en Ucrania”

Catherine Russell, directora ejecutiva de UNICEF informando la ONU

Este envío incluyó botiquines de obstetricia, botiquines quirúrgicos y de reanimación, concentradores de oxígeno para los hospitales de los albergues y botiquines de primeros auxilios para los trabajadores de salud de primera línea, siendo suficientes para satisfacer las necesidades de 20.000 niños y sus madres. En coordinación con el ministerio de Salud, UNICEF está evaluando otras necesidades y preparando otros envíos.

UNICEF y nuestros aliados necesitamos recursos flexibles y acceso seguro e ininterrumpido para ampliar rápidamente nuestros esfuerzos para así poder satisfacer las necesidades urgentes de los niños, dondequiera que estén, ya sea en Ucrania o en movimiento.

En colaboración con ACNUR, hemos desplegado equipos en Polonia, Hungría, República Checa, República de Eslovaquia y ampliamos nuestra presencia continua en Rumanía, Moldavia y Bielorrusia para apoyar las necesidades urgentes de los niños.

Además, hemos comenzado a desplegar espacios seguros,¨Puntos Azules (Blue Dot), en los cruces fronterizos de los países de acogida donde los niños se registran por primera vez. Los centros brindan un espacio seguro integral para los niños y sus familias. Ofrecen una gama de servicios, que incluyen lugares para que los niños jueguen, apoyo psicosocial, asesoramiento legal básico, kits recreativos y productos de higiene. Visité uno de estos la semana pasada.

El personal de los centros también puede identificar a los niños no acompañados y separados. Los niños sin el cuidado de sus padres corren un mayor riesgo de violencia, abuso y explotación. Cuando estos niños son trasladados a través de las fronteras, los riesgos se multiplican. El riesgo de trata también se dispara en situaciones de emergencia.

UNICEF y ACNUR han instado a todos los países de acogida a tomar medidas para identificar y registrar a estos niños no acompañados y separados de sus familias que huyen de Ucrania, una vez les permiten el acceso a su territorio.

La acogida temporal y otros cuidados comunitarios proporcionados a través del sistema gubernamental pueden ayudar a proteger a los niños que han sido desplazados sin sus familias. Pero queremos enfatizar que la adopción nunca debe ocurrir durante o inmediatamente después de las emergencias. Debe hacerse todo lo posible para reunir a los niños con sus familias.

Dentro de Ucrania, desde UNICEF también estamos profundamente preocupados por la seguridad y el bienestar de los casi 100.000 niños, la mitad de ellos con discapacidades, que viven en instituciones e internados. Hemos recibido informes de instituciones que, comprensiblemente, ya buscan trasladar a los niños a un lugar seguro en países vecinos y más allá de sus fronteras.

Muchos de estos niños tienen parientes o tutores legales vivos. Todos estos niños tienen derecho a ser protegidos.

Si bien reconocemos que las evacuaciones humanitarias pueden ser necesarias para salvar vidas, se deben tomar medidas especiales para contactar con esos parientes y obtener su consentimiento para llevar a los niños a un lugar seguro, y reunirles con sus familias cuando la amenaza haya pasado.

Dada la magnitud del conflicto, todos deberíamos estar extremadamente preocupados acerca de los riesgos para los niños que suponen las minas terrestres y los restos explosivos de guerra. Ya antes de esta escalada reciente, el este de Ucrania era una de las franjas de tierra más contaminadas por minas del mundo. Esta brutal realidad se está extendiendo rápidamente a otras partes del país.

Seguiremos haciendo todo lo que podamos por los niños en Ucrania. Estamos comprometidos a quedarnos y cumplir, pero necesitamos su apoyo.

Lo que está ocurriendo a los niños en Ucrania es un escándalo moral

Las imágenes de una madre, sus dos hijos y un amigo tendidos muertos en el suelo –golpeados por un mortero mientras trataban de huir en busca de seguridad- debe conmocionar la conciencia del mundo. Debemos actuar para proteger a los niños de esta brutalidad.

UNICEF hace un llamamiento a los miembros de este Consejo para recordar a todas las partes su obligación legal y moral de proteger a los niños y evitar que sean atacados.

Seguimos extremadamente preocupados por los ataques contra infraestructura civil necesaria para ayudar a los niños a sobrellevar este conflicto, incluidas escuelas, hospitales, instalaciones de agua y saneamiento e infraestructura esencial de energía.

Hacemos un llamamiento a las partes para que se abstengan de combatir cerca de estas áreas protegidas o de tenerlas como objetivo, así como para que eviten ciberataques que puedan interrumpir servicios esenciales para los niños y sus familias.

Catherine Russell, directora ejecutiva de UNICEF, informando al Consejo de Seguridad de la ONU

Instamos a todas las partes a evitar el uso de armas explosivas en áreas pobladas, incluyendo municiones de racimo, que tienen un gran riesgo de dañar a los niños. E instamos a todas las partes a proteger a los civiles de más daño relacionado con la contaminación de minas y remanentes explosivos de guerra.

UNICEF pide respetuosamente a este Consejo que envíe un mensaje enérgico a todas las partes sobre su obligación de garantizar la seguridad del equipamiento y personal humanitario, así como de facilitar nuestro trabajo.

Esto también implica garantizar que las sanciones y otras medidas restrictivas no impidan la acción humanitaria.

Ayuda a Ucrania

Para contribuir al trabajo de UNICEF en esta emergencia:


https://www.unicef.es/ayuda-ucrania
Teléfono. 900 907 500
Cuentas bancarias
CaixaBank ES84 2100 5731 70 0200224381
BBVA ES65 0182 2370 41 0010033337
Bizum código 11261

Finalmente, hemos renovado nuestro llamamiento para una suspensión inmediata de las acciones militares en curso en Ucrania. Necesitamos un alto el fuego y garantías adecuadas para posibilitar un acceso humanitario rápido y seguro a toda la gente que lo necesita en Ucrania.

Esto permitirá también que la ayuda humanitaria y la protección, que son esenciales, lleguen a quienes lo necesitan, y permitirá a las familias de las zonas más afectadas aventurarse a salir en busca de agua y alimento, atención médica o abandonar sus hogares para encontrar seguridad.

Para terminar, me gustaría recalcar que UNICEF es un actor humanitario que cumple los principios humanitarios. En los últimos ocho años UNICEF ha estado trabajando a ambos lados de la línea de contacto en el este de Ucrania, y estamos comprometidos a proporcionar ayuda humanitaria y protección a todos los niños que lo necesiten dentro de Ucrania y en los países vecinos.

Pero esta brutalidad debe terminar.

Los niños en Ucrania necesitan ayuda y protección.

Necesitan suministros y otro apooyo crítico.

Necesitan acceso a servicios sociales básicos como salud y educación.

Necesitan esperanza en el futuro.

Pero, por encima de todo, los niños en Ucrania necesitan paz. Es la única solución sostenible.

Gracias por esta oportunidad de hablarles hoy a ustedes aquí”.

close
favicon-fenix544x180

NO TE PIERDAS NADA

Entérate de las noticias destacadas

¡No hacemos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.

Comparte en redes sociales

Ir arriba
Ir al contenido