30 años

Durante los treinta empiezan a salir las primeras líneas de expresión, ya que la piel empieza a perder colágeno y el cansancio empieza a hacer mella entre nosotras.

La piel empieza a perder la capacidad propia de generar colágeno y nos cuesta recuperarnos un poco más de los excesos como trasnochar, el tabaco, el alcohol, etc, por tanto necesitamos productos que nos ayuden a generar colágeno fundamentalmente.

40 – 50 años

Las arrugas comienzan a ser más visibles, la piel pierde elasticidad y urge un exceso de hidratación y nutrientes para regenerarla.

60 años

A partir de los 60 se precisa un extra de hidratación y necesitamos conservar el colágeno y las vitaminas que nuestra piel produce y que van disminuyendo con la edad.

También te puede interesar

Síguenos en Twitter