Por mucho que se crea que el arte de la peluquería está al alcance de cualquiera, la realidad es que, después de estos experimentos, lo único que se agradecerá es no tener que salir de casa.

No te tiñas tu misma

Comprar un tinte de supermercado y aplicarlo en casa no tiene por qué ser un error, pero la mayoría de las veces se acaba metiendo la pata. El resultado nunca suele ser el tono que aparece en la caja y se conseguirá un color diferente en la raíz y en las puntas si no se conoce la técnica. El aburrimiento también puede llevar a experimentar con decoloraciones y cambios de tono que pueden suponer verdaderos crímenes para el pelo, no todos los colores quedan bien a todo el mundo. Es importante tener en cuenta el tono de piel, de ojos y el color natural del cabello.

Además, si lo que se busca en un inocente gesto es ocultar las canas, se debe saber que seguramente la ejecución no sea correcta, y se puede teñir una franja de vello mayor de la necesaria y que se acabe creando una especie de diadema de un color más intenso que el resto de la melena.

No te cortes el pelo en casa

Dar estilo a la melena requiere una técnica que es difícil llevar a cabo, nunca puede quedar tan bien como el diseño de un profesional, que mezcla técnica y estilo. Además, hay que tener en cuenta las herramientas que utilizan los profesionales. Si no se utilizan las tijeras correctas, afiladas y de titanio, se puede estropear el pelo.

El tipo de pelo, el grosor, la densidad… también influyen en el corte. Si, por ejemplo, se tiene un pelo lacio y fino, va a ser imposible disimular los errores.

Hidratación


Sin una fecha exacta de “libertad” a la vista, no se puede esperar a someterse a un tratamiento de hidratación en los salones. Una vez a la semana toca regalar a la melena un extra de suavidad en forma de mascarilla de aceite de oliva o de Argán, manteca de karité o cacao.

No duermas con el pelo mojado

Con los horarios y la rutina cambiada, se puede adoptar este hábito que resulta muy dañino para el pelo. El cuero cabelludo sufre con un largo periodo de humedad y poco a poco va perdiendo fuerza. Además, al despertar, uno se encuentra con una melena encrespada y llena de nudos.

Desenredado


No hay que desenredarlo en seco
. Al hacerlo de este modo, el cepillo no se desliza bien y se rompe la cutícula. La melena se verá con menor volumen y resistencia. Siempre hay que realizarlo con el pelo húmedo y con un cepillo de esqueleto o peine de púas anchas.

Aliméntate bien

Con el aburrimiento acechando y la despensa llena, se puede caer en la tentación de saltar la dieta y abusar de ciertos productos como el alcohol, el azúcar, los refrescos o platos con exceso de grasa. Además de conseguir kilos de más, el pelo se volverá más fino, quebradizo y se caerá más. Una dieta rica en verduras ayudará a que el cabello este más fuerte y evitar que pierda su brillo y color natural.

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Si te ha gustado, compártelo en tus RRSS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.