Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Si te ha gustado, compártelo en tus RRSS

Ese año todos andábamos inquietos porque finalizaba el milenio. Sufríamos el Efecto 2000 e íbamos directos a un nuevo siglo, un nuevo milenio, directos al futuro.

Ese año surgieron profetas de debajo de las piedras, incluso el diseñador Paco Rabane se atrevió a profetizar un Paris bajo las llamas durante un eclipse de verano.

Toda esta histeria colectiva se tradujo en una fugaz edad de oro para la cultura pop. El verano de aquel año fue muy prolífico musicalmente hablando, con la confirmación de artistas como Jennifer López, que hasta el momento solo era una actriz, Red Hot Chili Peppers con su Californication, Carlos Santana, Limp Bizkit, o Blondie, con su retorno triunfal con lo que podemos considerar el primer halo de nostalgia por la música de los años 80. Fue el año en el que empezamos a escuchar hablar de la música Indie y en todas las emisoras sonaba Mambo Nº5.

Mambo nº5 de Lou Bega

En Televisión tuvo lugar un experimento sociologico convertido en éxito televisivo que dura hasta hoy en día. El holandés John de Mol creo GRAN HERMANO, el formato televisivo que puso el grito en el cielo y que aterrizó en Telecinco. En ese momento nacieron en España los reality Shows, una formula que sigue funcionando hasta hoy en día.

Quien me pone la pierna encima para que no levante cabeza? Quien?

En el terreno de la animación, ese año se crearon Bob Esponja y Padre de Familia, dos series que debutaron en 1999 y que son un referente hasta hoy en día. Otra serie de animación de culto que debutó ese año fue Futurama. ¿La recuerdas?

En la gran pantalla se estrenaron El Club de la Lucha, Matrix y El sexto sentido. Algo también estaba cambiando en la gran pantalla, anticipando algunas de las claves de lo que sería el cine del siglo XXI.

Otra película que nos conmocionó fue The Blair Witch Project. Un nuevo formato de película documental que relataba la historia de tres jóvenes cineastas que desaparecieron en las Colinas Negras en 1994 mientras filmaban un documental sobre la leyenda local conocida como «La bruja de Blair»

Nos llevaba de cabeza el Efecto 2000, conocido como el error del milenio o el problema informático del año 2000 provocado por el numerónimo Y2K, un error de software provocado por la costumbre de algunos programadores de omitir la centuria del año para almacenar fechas y economizar memoria, de modo que el sofware solo funcionaba durante los años con nombres que comenzaban por 19. Esto tenía aterrada a la población, pensando que numerosos fallos informáticos al pasar al año 2000 provocarían una especie de final del mundo como lo conocíamos hasta entonces.

Ex sexto sentido: “En ocasiones veo muertos”

Los número uno de 1999