Como estos días han sido propicios para revisar el fondo de los armarios, he corrido a ver qué había en una gran caja de cartón del sótano que aún conservaba el embalaje de la última mudanza. No me podía imaginar que de aquel envoltorio que ponía frágil en el lomo, iba a salir mi vida en cintas de cassette.

La memoria es curiosa cuando pasan estas cosas, porque recuerdo hasta la última de aquellas carcasas. Compré muchas en las áreas de servicio de las autopistas, porque cuando en los 80 arrancaba el R5 y salía de Málaga para regresar a la casa de mis padres, no había nada que me diera más gusto que comprar una cinta chula y mezclarla con todas las que tenía grabadas.

Aquellos mil kilómetros sabían a gloria, porque sonaban las canciones de Christopher Cross y de Shakatak deshaciendo paisajes que rozaban el Mediterráneo. Cintas BASF de 90 color naranja con recopilaciones increíbles de John Denver, Carole King, James Taylor, The Flying Burrito Brothers, Poco, Eagles y Carly Simon, que me hacían cabalgar como Roy Rogers o El llanero solitario por las montañas de mi infancia.

Grabaciones de música progresiva, composiciones que aún escucho gracias a la cosa digital.

Grupos inolvidables como Iceberg, Música Urbana, Guadalquivir, Imán, Barcelona Traction, Secta Sónica y tantos genios que disfruté en festivales como el Canet Rock, viviendo de arena y amores que desaparecían con el mismo ímpetu que llegaban.

Las cintas son una fotografía tan exacta de uno mismo, que mirarlas, colocarlas en el cassette un rato y deleitarse con el recuerdo de una alegría, una escena o una pupa del corazón, ayuda a comprender que aquellos soportes analógicos conformaron el rompecabezas de lo que somos.

Como Mesita de noche, la canción de Víctor Víctor que siempre me ha gustado. Lo sé. Es una debilidad. Pero me paro cuando la escucho, porque imagino que, como le pasa a la chica de ayer que vive en nosotros, debe ser una canción que me recuerda un antiguo estremecimiento.

Hay quien abre la mesita y aparecen cartas de antiguos novios que no ha tirado, fotos de la facultad en las que no se reconocen caras ni nombres, trozos de entradas a conciertos que te emocionan cuando ves en la memoria los ojos que una noche te dijeron que eras el sitio de su recreo.

Guardo tu amor en mi mesita de noche, yo lo guardo, yo lo guardo como un broche en mitad del corazón. Una TDK de 60 me está haciendo cucamonas: ¿serán Supertramp, Camel, Genesis, Police y Pink Floyd?. Me rindo. Sois vosotros, amigos de tantas tardes grabando, para que la carretera nacional fuera una partitura perfecta. Voy a darle al play, que la música me está esperando inquieta, porque hace mucho tiempo que no la recorro en el viejo Renault amarillo.

Nos vemos en el Penta, que hay aniversario de Antonio Vega y voy a ver si la vida se deja llevar.

LA IRREMEDIABLE PLAY-LIST

Si te ha gustado, también te gustará…

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Si te ha gustado, compártelo en tus RRSS
Artículo anteriorLa chica de ayer: “Lo esencial es invisible a los ojos”, por Oché Cortés
Artículo siguienteDAVID OTERO LANZA “TAL COMO ERES” A DÚO CON CEPEDA EL 22 DE MAYO
Oché Cortés
OCHÉ CORTÉS ( Puertollano 1961/ qué sabe nadie) Oché Cortés pertenece a esa generación de caucho y zapatillas que recorría el ecosistema patrio cargado con un micrófono y la sólida formación de haber visto mucho No-Do y sesiones dobles de cine en su pueblo. Impregnado por la cultura de la época y con las referencias culturales de la Unidad de Destino en lo Universal, Vente a Alemania Pepe , los Chiripitifláuticos - Valentina una sardina, es un pelma el Capitán -, Los Invasores y las canciones de Pablo Abraira, éste manchego criado al borde del Mediterráneo, se empeña en convertirse en la oveja negra de la familia. Estudia Filología en la Universidad de Málaga, pero ejerce poco, porque la radio y el espectáculo le tiran desde el principio, lo que supone una nueva crisis hogareña, al actuar durante años como vocalista romántico de la Orquesta Bahía. En plenos 80 se alista en grupos universitarios y de teatro independiente, con los que interviene en musicales como Jesucristo Superstar, El Plauto , de Carlos Trías y obras como El Retablillo de D. Cristóbal , de F. García Lorca o El Circo Makarroni . En ese tiempo graba discos con más ilusión que el Fary en el Albert Hall. Desde entonces, Oché Cortés ha trabajado en la tele, tras 25 años en Cope y Cadena 100. Ha sido editorialista de EL TIRACHINAS, de José Antonio Abellán y guionista del programa EL DESPERTAROCK de ROCK&GOL. Durante 10 veranos dirigió ESTAMOS EN EL AIRE, programa de las vacaciones de la COPE y el despertador AL ALBA . Tras su paso por la Televisón Autonómica de Murcia y programas como “Noché Cortés”, “El tiempo vivido”, “La separata” y “Guitarreros”, canta durante los últimos años con artistas de los 70 en su programa de televisión EL TIEMPO VIVIDO : Helena Bianco, Tony Ronald, Juan Bau, Danny Daniel, Pablo Abraira, Micky, Paco Pastor, de FórmulaV, Lorenzo Santamaría, Moncho o Elsa Baeza. Amigo desde los 90 de Maribel LLaudes, Karina, ha cantado con ella en muchos lugares de España y Cuba, donde​ compartieron escenario con Compay Segundo. Sus directos se llaman OCHENTEROS y CIUDAD CANALLA, pura diversión musical y CROONER, un repaso a la canción del juglar urbano desde que Sinatra se las tomaba en Las Vegas. Su último disco tiene nombre de BOLERO y ambiente de local lleno de humo y poesía, ingredientes necesarios para que la canción se vuelva emoción y latido. Tras publicar “Puerta Purchena”, un primer libro de artículos periodísticos, nacen en 2012 “Las aventuras de Quique Pirípi y su abuelo El Renegado”. En 2017 publica nuevas historias en “La niña furiosa y los cuentos que nunca te dije”. Y en 2019, “Cuando éramos horteras.Crónica sentimental de los 70”, donde encontrarás sin duda al escritor más espontáneo, junto con un niño que quiso asomarse a la vida para verlo todo con la oreja pegada a un transistor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.