La convención turística nacional de Turespaña podría albergarse en territorio DOP Jumilla

La localidad de Hellín, llega a la final de las candidaturas, un proceso que se resolverá el lunes 28

La ciudad propone una convención novedosa que empezaría en un tren histórico que saldría de Madrid impulsando el turismo experiencial

La DOP Jumilla ha querido apoyar la candidatura de Hellín a la II Convención de Turespaña para este 2022. Un evento anual concebido como canal y foro para el intercambio de información y reflexión conjunta del sector turístico español en torno a los objetivos estratégicos de este organismo autónomo adscrito al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo a través de la Secretaría de Estado de Turismo, y que es responsable del marketing de España como destino de viajes en el mundo. Hellín aspira a albergar la edición de 2022 que se celebrará el 3, 4 y 5 de octubre.

María Jesús López (Concejala de Industria, Comercio y Turismo de Hellín) junto con los representantes de Seguittur

La candidatura propuesta por el Ayuntamiento de Hellín se ha presentado por la concejala de Industria, Comercio y Turismo de Hellín, María Jesús López, en el Museo del Ferrocarril de Madrid, con presencia de un representante de Segittur, de la Fundación de Ferrocarriles Españoles y del museo, y del organismo de Turespaña. “Desde Hellín venimos a unir la industria con el turismo, que supone una gran parte de nuestro PIB en este país, por lo que no es suficiente que esté solo vinculado al patrimonio o la cultura, aquí haremos que sea algo activo”, indicaba la concejala, que explicó que la convención que propone se iniciará en un tren histórico que recorrerá toda Castilla-La Mancha hasta llegar a Hellín. “Será un viaje donde los consejeros de Turismo de España en el exterior, los responsables de la Organización Mundial del Turismo y directivos de las principales empresas puedan empezar sus contactos en un ambiente exclusivo y distendido, recorriendo un territorio para la mayoría desconocido, con contactos aderezados con los vinos y gastronomía de los territorios, que alberga la

Denominación de Origen Protegida Jumilla. Cuando el destino es el tren, el viaje es la experiencia.

De hecho, hemos traído aquí un reflejo de los principales activos de Hellín 2 Patrimonios: tamboradas, Minateda, la Altamira del sur, el arroz de Calasparra y el vino DOP Jumilla, son productos que nos definen y que muestran ya nuestra marca de ciudad”

Pronto se sabrá si la Convención de Turespaña se realizará en un sitio especial, nuevo y moderno como es Hellín. Algo muy posible dado que las Experiencias Turismo España, del propio ministerio, se definen como el ensamblaje de elementos presentes en varios puntos del territorio nacional. Este enlace o nexo entre recursos, actividades, productos, servicios e interacciones entre los turistas y los residentes del espacio en donde el turismo ocurre, necesita de nuevas formas de trabajo en red, competencias innovadoras y conocimientos que es necesario impulsar.

Todos los componentes de la DOP Jumilla, sus 39 bodegas y más de 1,500 viticultores, se unen al apoyo manifestado ya por la diputación de Albacete, a través de su vicepresidenta Amparo Ballesteros, y otras entidades como Teruel Existe, para apoyar esta candidatura, basada en el Plan de Sostenibilidad. El tren por el embalse del Camarillas, el cañón de los almadenes y las antiguas minas de azufre son el núcleo del proyecto por el que se han concedido a Hellín 3 millones de euros de los fondos europeos.

Sobre la Denominación de Origen Protegida Jumilla

La Denominación de Origen Protegida Jumilla (DOP Jumilla) posee una tradición vitivinícola que se remonta a los restos de vitis vinífera – junto a utensilios y restos arqueológicos- hallados en Jumilla originarios del año 3.000 a.C., siendo los más antiguos de Europa.

La zona de producción, en altitudes que varían entre los 320 y 980 metros y surcada por sierras de hasta 1380 metros, la delimitan, por un lado, el extremo sureste de la provincia de Albacete, que incluye los municipios de Hellín, Montealegre del Castillo, Fuente Álamo, Ontur, Albatana y Tobarra; por el otro, el norte de la provincia de Murcia, con el municipio de Jumilla. Un total de 22.500 hectáreas de viñedo, en su mayoría de secano, y en vaso, ubicado sobre suelos predominantemente calizos. Las escasas precipitaciones que apenas alcanzan los 300 mm al año y las más de 3.000 horas de sol, propician la escasa incidencia de plagas y enfermedades, lo que permite un alto porcentaje de cultivo ecológico.

close
favicon-fenix544x180

NO TE PIERDAS NADA

Entérate de las noticias destacadas

¡No hacemos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.

Comparte en redes sociales

Ir arriba