Me levanto temprano, y tengo la suerte de
verte. Siempre has estado a mi lado, incluso
cuando no he sido consciente de ello.


Abrazo el día con tus fuerzas y advierto que
la hermosura es una de las fuentes eternas
de las que beberemos.


Hablamos, aunque no estás presente, y nos
contamos nuestras cosas: unas son poco
importantes, y a otras les ponemos relieve
nosotros. El mundo es así, sencillo y
complejo según la óptica que colocamos a la
cámara.


Sabes que me gusta madrugar. No me
importa el frío cuando eres tú quien
aguardas. Me regalas coraje y paz desde el
amor multiplicado. Un ciudadano de a pie
no aspira a más… ni a menos. He tenido
contigo la suerte de cara. El milagro ha sido
igualmente que nos contempláramos entre
tanta gente. Las prisas y las abundancias a
veces no dejan ver el bosque. En nuestro
caso vimos la estrella en el árbol más
bonito.


Vuelvo a madrugar, y, mientras me acuerdo
de los últimos, a quienes no hemos de dejar
solos, intuyo que, desde esos primeros rayos
que me otorgas con su correspondiente
calor, será un buen día. El azar ha dictado
que volvamos a estar juntos. Nada mejor
podría imaginar.

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Si te ha gustado, compártelo en tus RRSS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.