Ante la alarma social generada por la expansión del denominado coronavirus y, en especial, por la alarma suscitada en el ámbito empresarial, creemos que es importante trasladar una serie de pautas orientativas, siempre sobre la premisa que no podemos obviar de que estamos ante una realidad nueva, múltiple y excepcional.

PROTOCOLO BÁSICO

Como primera medida básica y, al margen de los otros supuestos que ahora comentaremos, es recomendable la elaboración de un protocolo básico de comportamiento/actuación en el centro de trabajo que establezca pautas preventivas, tanto relativas a higiene, como prohibición de viajes a países con riesgo de contagio, etc.

A estos efectos, nuestra recomendación es que se contacte con el servicio de prevención a fin de que facilite dicho protocolo, y que este sea individualmente comunicado a los trabajadores y públicamente expuesto para general conocimiento de la plantilla.

IMPACTO EN LA PRODUCCIÓN

El primer supuesto que nos podemos encontrar es que, como consecuencia del coronavirus, la producción pudiera verse impactada por una caída en los suministros que impida el desarrollo de aquella, de manera que la actividad empresarial se viera materialmente paralizada.

Ante esta situación, existe un elenco de medidas que pueden ser adoptadas:

  • ¿Qué derechos protegen al trabajador que se encuentra en una situación de posible contagio por el coronavirus?
  • ¿Qué medidas puede adoptar la empresa ante las reducciones de jornada “por fuerza mayor”?
  • ¿Qué tipo de baja cubre esta enfermedad…?

Éstas son algunas de las cuestiones que asaltan en los últimos días tanto a trabajadores como a responsables de centros de trabajo.

Repasamos los principales puntos y dudas:

  • ¿Cómo afecta el coronavirus a las empresas y trabajadores?
  • Prevención de Riesgos Laborales
  • Teletrabajo
  • Bajas por COVID-19: ¿enfermedad común o profesional?
  • Despidos y reducciones de jornada
  • Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE)
  • Viajar a zonas afectadas por coronavirus

¿Cómo afecta el coronavirus a las empresas y trabajadores?

El Gobierno ha editado una guía en la que se establecen una serie de medidas preventivas frente a la epidemia de coronavirus, en el que toma especial relevancia el Plan de Contingencia para minimizar el COVID-19 en las empresas. El objetivo es establecer pautas de actuación ante las diferentes casuísticas que puede provocar y cómo aplicar la normativa laboral.

Prevención de Riesgos Laborales

Para comenzar, tal y como señala el Ministerio de Sanidad en relación a la protección de las personas trabajadoras con riesgo de exposición al nuevo coronavirus, hay que partir de una serie de premisas:

El coronavirus es un virus desconocido anteriormente en la patología humana.

Las medidas de aislamiento, en los casos investigados, constituyen la primera barrera
de protección tanto en la persona trabajadora afectada como en las restantes
susceptibles de contacto con el paciente.

Por ello, y dentro del ámbito de Prevención de Riesgos Laborales, tal y como se
establece en la “Guía para la Actuación en el ámbito laboral en relación al nuevo
coronavirus”,
se detallan puntos como los siguientes:


Paralización de la actividad por decisión de la Empresa o Personas Trabajadoras
o Las empresas pueden adoptar medidas organizativas o preventivas que, de manera
temporal, eviten situaciones de contacto social, sin necesidad de paralizar la actividad.


En aplicación de esta norma, “las empresas deberán proceder a paralizar la actividad
laboral en caso de que exista un riesgo de contagio por coronavirus en el centro de
trabajo, ello no obstante la activación de medidas que permitan el desarrollo de la
actividad laboral de forma alternativa o bien la adopción de medidas de suspensión
temporal de la actividad”.


En caso de que la prestación de servicios en el centro de trabajo conlleve un riesgo grave
e inminente de contagio, y en aplicación de lo previsto en el artículo 21 LPRL, en su
apartado 2, las personas trabajadoras pueden interrumpir su actividad y abandonar el
centro de trabajo.

Las personas trabajadoras y sus representantes no podrán sufrir perjuicio alguno
derivado de la adopción de medidas a las que se refieren los apartados anteriores, “a
menos que hubieran obrado de mala fe o cometido negligencia grave”.

Teletrabajo

En muchos centros de trabajo ya ha empezado a implantarse la opción del trabajo a distancia, teletrabajo o teleworking, como alternativa a la de parar la actividad, un punto en el que se encuentran con ventaja los centros que ya han apostado por soluciones cloud que les garantizan movilidad y acceso permanente a la información.

La citada guía establece que la decisión de implantar el teletrabajo requiere de varios
supuestos:

Índices de absentismo tales que impidan la continuidad de la actividad de la empresa por
enfermedad, adopción de cautelas médicas de aislamiento, etc.


Decisiones de la Autoridad Sanitaria que aconsejen el cierre.


La empresa, en cualquier caso, deberá seguir el procedimiento establecido, que incluye el
periodo de consultas con la representación del personal o comisión constituida a tal efecto.

Por otro lado, “en el caso de que la empresa afectada no procediese a la comunicación de un expediente de regulación de empleo pero paralizase su actividad, resultaría de aplicación lo previsto en el artículo 30 ET, de manera que la persona trabajadora conservará el derecho a su salario”.


Hay que hacer un inciso a propósito de la zona declarada en cuarentena y afectada gravemente por una emergencia de protección civil, como se recoge en la Ley 17/2015 del Sistema Nacional de Protección Civil:
Las extinciones o suspensiones de contratos de trabajo o las reducciones temporales de la
jornada de trabajo que tengan su causa directa en la emergencia, así como en las pérdidas de actividad directamente derivadas de la misma, tendrán la consideración de situación de fuerza mayor, con las consecuencias que se derivan de los artículos 47 y 51 de la Ley del Estatuto de Trabajadores.

Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), ESTA PENDIENTE DE APROBACION URGENTE EL ERTE “EXPRES”

Relacionado con el punto anterior, algunas empresas han expresado su intención de tomar esta medida como consecuencia de la situación generada por la falta de abastecimiento, que impide mantener el ritmo de producción a la velocidad habitual, una opción que puede ampliarse a todos sectores en los próximos días. Por ello es de interés revisar las características de los ERTEs:

  • Se trata de una medida con carácter temporal, no permanente, a diferencia de los
    Expedientes de Regulación de Empleo (EREs)
  • Permite a la empresa suspender el contrato durante el tiempo que dure la causa que
    motiva la interrupción.
  • Durante este periodo la empresa tiene que mantener en alta a los trabajadores
    afectados, así como la cotización por la cuota patronal.
  • La solicitud ha de ser instada ante la autoridad laboral y puede requerir de
    interpretación: debe constatarse que se dan circunstancias de imprevisibilidad,
    inevitabilidad, imposibilidad y relación causal derivada de la fuerza mayor, algo difícil
    de aplicar en circunstancias sin antecedentes como las actuales.

Ante la posibilidad de activar esta opción, contar con el consenso con trabajadores o de los
representantes de los trabajadores es más que aconsejable: se trata de medidas excepcionales que generan tensiones y ponen en riesgo la desmotivación del equipo o un alto grado de incertidumbre.

Viajar a zonas afectadas por coronavirus

El coronavirus, por si mismo, no es motivo para que el seguro cubra la cancelación de un viaje, salvo coronavirus zonas de riesgo que se haya establecido en una cláusula.

Para ello, se debe haber contratado previamente la cláusula “declaración de zona catastrófica o epidemia en el lugar del domicilio o destino del viaje”, y que, paralelamente, ésta no se encuentre entre la zona excluida. Así, se consideraría una causa “externa” y no “causa mayor” (salvo que se haya contratado la cláusula anteriormente citada).

Como causa mayor, estarían acreditadas, entre otras, las de accidente, enfermedad grave del asegurado o familiar de primer grado, muerte o despidos laboral. Sin embargo, este punto queda algo abierto con la intervención reciente de la UNESPA (Asociación empresarial del Seguro) que un comunicado recuerda que las aseguradoras sí asumieron los costes derivados de situaciones similares, como la gripe A o Gripe Porcina (2009-2010).

Otras de las preguntas habituales de los últimos dias es qué ocurre si un trabajador tiene que desarrollar su actividad en un lugar considerado de riesgo, o asistir a un congreso. En este caso, la empresa debe establecer medidas de seguridad pertinentes, en caso contrario podría ser objeto de una multa administrativa pertinente y sancionada por incumplimiento de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Si te ha gustado, compártelo en tus RRSS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.