Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Si te ha gustado, compártelo en tus RRSS

A Alvarete no le pasará como a mí, pensaba Samuel; debe estar bien preparado para el futuro.

Cada tarde, padre e hijo se sentaban a hacer deberes. Cuando había. Cuando no, Samuel proponía al crío repasar materias de las horas extraescolares o intentar avanzar en las asignaturas del cole, para tenerlo mirado cuando el maestro impartiera esos contenidos.

Al mes y medio del comienzo del curso, Alvarete comenzó a despistarse con demasiada frecuencia, lo que provocaba el enfado de Samuel. A los despistes siguieron unos vómitos –que él atribuía al típico virus estomacal cazado en el cole– y unas lagrimas sin aparente explicación.

Alvarete, ¿se puede saber por qué lloras?

El niño sólo se encogía de hombros.

Céntrate o te voy a dar para que llores con motivo.

Eso le decía Samuel antes de llegar a la conclusión de que el niño le había salido un flojo.

Como la situación no cesaba, Samuel decidió llevar al niño al pediatra.

Después de explorar a Alvarete, el pediatra reflexionó.

¿Es serio, doctor?

Mucho.

El pediatra pidió a Samuel que esperara en la consulta mientras él salía con el niño a la calle. Bajaron a un parque que se veía desde la consulta. Durante unos cuarenta minutos, Samuel vio cómo ambos no pararon de jugar.

Al volver, la cara y el ánimo del crío habían cambiado por completo. Entre padre y médico no fueron necesarias más explicaciones.

Samuel volvió a casa pensando que era él quien debía estar bien preparado para el presente.

Dany Campos. Guionista y Realizador

Dany Campos. Guionista y Realizador

www.danycampos.com