HUBO UN TIEMPO PARA CADA COSA, EN EL QUE TODO PARECÍA ESCRITO…, ¿RECORDÁIS?

Ella se levantó y dijo: ya no me pongo más faldas muy por encima de la rodilla.

– ¿Por qué? – le preguntaron.

– Pues… porque ya no está bien que vaya tan corta, ¿no?

– Y, ¿dónde está escrito eso?

Han pasado diez años de esta conversación y Laura sigue llevando minifaldas.

Lo hace a propósito, sabe que le quedan bien y, cada vez que se las pone, sonríe más.

Yo no sé por qué lo hace; creo que se acuerda de aquella vez que alguien le debió insinuar que «ya no tocaba».

Los abuelos de Álvaro residen en Bruselas, allí acostumbran a salir de noche para hacer vida social. Están en nuestra ciudad pasando unos días y no entienden por qué los abuelos de España no salen por los bares.

– ¿Tenéis una edad límite para salir?

 No, es que aquí los mayores cuidan a los nietos.

Pilar ha cambiado a su novio de cuarenta por uno de veinticinco años.

– ¿No estarías mejor con un hombre más maduro?

 Puede ser – me dijo – pero para estar con un inmaduro de cuarenta, me quedo con mi chico de veinticinco.

La encontré en un bar al que suelo ir sola.

 Me siento contigo – dijo Álvaro – me da pena que estés aquí sola.

– ¡No! Ahora no… – pensé, antes de asentir con un – Qué bien, encantada.

 Se marchó con sus abuelos y yo me quedé saludando a Pilar, que esperaba en una mesa para dos.

Por el cristal que daba a la calle, vimos pasar un par de piernas largas. Era Laura, con minifalda.

ElblogdeCynthiaport

Cynthia G.E

www.elblogdecynthia.com

Más artículos de Cynthia G.E:

“NO LO DIGAS”

 

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Si te ha gustado, compártelo en tus RRSS